Skip to content

18/05/2020 News

Las lecciones de gestión que nos deja la pandemia

Las lecciones de gestión que nos deja la pandemia

Hace falta repotenciar a las llamadas células de crisis, que son capaces de prever escenarios y de adaptar a las organizaciones antes de que ocurran los problemas.

 

Con la propagación del COVID-19 a nivel mundial, los hábitos y el comportamiento de las empresas y sus colaboradores, así como los de sus clientes, han variado significativamente, reflejando la preocupación por el estado financiero de la compañía, la incertidumbre sobre el escenario laboral, y los cambios en las formas de consumir de los clientes.  Lo que hay que considerar es que no todas las organizaciones han sido golpeadas de la misma manera. ¿Por qué? Por lo general, las empresas que han sido menos impactadas cuentan con personas capacitadas y roles estrictamente establecidos, tanto directivos como personal de apoyo, para enfrentar cualquier crisis que genere cambios organizacionales y que pudiese traer consecuencias negativas para el negocio.  Estas responsabilidades son señaladas en las células de manejo de crisis, compuestas principalmente por los roles de gestión de la comunicación, logística, finanzas, oficiales de enlace y expertos técnicos. Frente al COVID-19, estos grupos actuaron rápido: con seguimiento a la situación a nivel global, informando y previendo el trabajo remoto como la posibilidad de mantener el negocio y salvaguardar a las personas.  Las células no solo revisan la situación local, sino que permiten que los representantes tomen decisiones corporativas sobre sus filiales y se despliegan a todos los países donde tienen operación, respetando los lineamientos y reglamentos locales. Creo que se debe mantener esta práctica para cualquier contingencia que se presente en relación a la pandemia durante el segundo semestre o hasta que se encuentre la vacuna. Y, en general, continuar trabajando en este mismo camino para cualquier eventualidad que surja en el mundo y afecte en menor o igual grado.  En los siguientes meses, las empresas deben promover planes de reactivación de manera segura, flexible y controlada, teniendo en cuenta el control que se viene realizando ante la propagación del virus y respetando la legislación que se decrete a nivel de salubridad, con la finalidad de contribuir a la economía.  Es recomendable mantener una comunicación regular y que fluya la información entre los colaboradores. Así es más fácil actuar si se presentan situaciones que requieran apoyo o guía. Esto es muy valioso para las firmas locales y para las trasnacionales.

Gerente General de Total Perú - Arnulfo López-Quezada